Easyviajar ha escogido Viajar desde casa y Conoce España desde Casa como dos de los mejores blog de su selección

Translate

Buscar este blog

miércoles, 24 de octubre de 2012

La Fiesta de los Tosantos llega a Cádiz

DISFRAZAN A CERDOS, POLLOS Y VERDURAS DE ANIMALES VESTIDOS DE FAMOSOS



Truchas disfrazas de la afición gaditana
Foto: PATRONATO PROVINCIAL TURISMO CÁDIZ
Cerdo disfrazado de superhéroe
Messi, Cristiano Ronaldo, o la Duquesa de Alba. Los tenderos y propietarios de puestos en los distintos mercados de la ciudad de Cádiz disfrazan su mercancía: cerdos, pollos, conejos, frutas o verduras de personajes famosos para formar escenas cómicas sobre temas de actualidad local y nacional con un fuerte componente crítico.

El mes de octubre termina en Cádiz de esta forma tan original. El lunes antes del Día de Todos los Santos, el 29 de octubre, la ciudad vuelve a hacer gala de su internacionalmente conocido ingenio y sentido del humor.

El Día de Todos Los Santos es una tradición católica instituida en honor de Todos los Santos, según el papa Urbano IV, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles. Pero este origen tan solemne se torna en una fiesta pagana y llena de color en la ciudad del Carnaval que rebautiza la fiesta de "Todos los Santos" en un más práctico y corto "Tosantos".

Mientras la anglosajona tradición de Halloween se extiende cada vez más en España, en Cádiz unos 80 puestos de los mercados Central y Virgen del Rosario participan en esta fiesta. Políticos, personajes de la prensa rosa y famosos de todo tipo se reencarnan el día 31 de octubre en la mercancía de los puestos. Para fomentar la participación el Ayuntamiento de Cádiz y la Asociación de Mercados, ASODEMER organizan un concurso en el que un jurado elige las propuestas más originales e ingeniosas de las diferentes categorías: carnes, pescados, verduras, frutas y varios. La fiesta se completa con actuaciones flamencas, espectáculos de magia para los más pequeños, degustaciones, conferencias y otras actividades.

La gastronomía tiene también un papel preponderante en esta fiesta, y es que noviembre marca ya el inicio de la temporada de invierno y la llegada de los alimentos propios de esta época como los frutos secos (castañas, nueces, almendras, avellanas) huesos de santos y buñuelos rellenos de cidra.
Una fiesta del siglo XIX

El origen de esta fiesta se explica en la actividad más frenética de lo habitual que vivía el mercado de Cádiz en la víspera de un día festivo. El hecho de que el mercado cerrase sus puertas al día siguiente hacía que fuesen muchos los gaditanos que acudiesen ese día para pertrecharse de todos los alimentos necesarios para esa jornada y la siguiente.

Fue hace 136 años cuando el Ayuntamiento de Cádiz decidió poner en marcha una iniciativa para atraer a más gaditanos hacia la Plaza. En 1876 la comisión municipal del Mercado Público adornó los puestos, la plaza y su entorno, y llevó a una orquesta para celebrar un baile en la vecina plaza Guerra Jiménez. La iniciativa tuvo gran éxito y muchos gaditanos y visitantes acudieron aquel día al mercado comprando toda la mercancía a la venta.

Ya en el año 1977 con el nacimiento de ASODEMER se instauró el concurso para premiar a los tenderos más originales y creativos. Desde entonces en estos 33 años han sido muchos los famosos y celebridades que se han "hecho carne" en el Mercado de Cádiz.



Ribeiro, la comarca del Dios Baco, en provincia de Orense


El clima de la comarca favorece la crianza de los vinos ya que la configuración geográfica resguarda las hectáreas de cultivo de temperaturas y vientos extremos que pueden estropear las uvas. Al margen de un clima totalmente favorable, la mezcla de las distintas variantes de uva, es el secreto del éxito de estos caldos. Se utilizan preferentemente las variedades que de forma natural se han criado en la comarca, aunque también se añaden algunas foráneas que dan a los vinos un toque diferente. Durante un tiempo pasado -la peor época para el Ribeiro- se utilizaba exclusivamente una uva extraña a la tierra hasta que finalmente los viticultores se decidieron a volver a las uvas propias regresando el éxito de antaño. La estrella es la llamada treixadura que es la que más se utiliza y la que aporta intensos aromas frutales y pequeñas notas florales.

La comarca de Ribeirodentro de la provincia de Orense en su límite con Pontevedra, ha crecido y se ha desarrollado en torno a la producción de sus sabrosos vinos. La crianza de las uvas que dan sentido a los caldos más sabrosos de la región, su cuidado y transformación han sido los vectores básicos de la vida económica, política y cultural de la zona desde hace tiempo. Esta comarca tiene más de 2.500 hectáreas de viñedos que comprenden varios municipios encabezados por la capital de la comarca, Ribadavia: Arnoia, Castrelo de Miño, Leiro, Cenlle y otros municipios que viven y respiran a través de sus deliciosos vinos. Una muestra de ello es el paisaje repleto de viñedos de esta comarca.



HISTORIA DE UN VINO
La producción mayoritaria es la del vino blanco generándose muchas variedades distintas dentro de la Denominación de Origen que la comarca ostenta desde 1976, pero hasta entonces, el vino sufrió diversos altibajos. El historiador griego Estrabón ya habló del cultivo del viñedo en Ribeiro en el siglo II antes de Cristo. En el pasado la actividad vitivinícola era primordial, mientras que en la actualidad ha sido ligeramente desplazada por el sector del turismo, que también contribuye en el auge de la industria del vino. Los caldos de la región fueron mimados por todos los moradores de estas tierras, en especial por los monjes cistercienses. Fue al final de la Edad Media cuando se comenzaron a exportar los vinos fuera de España a lugares como Irlanda, los Países Bajos, Francia o América aumentando a lo largo del tiempo y del mundo hasta llegar a la época actual, cuando es uno de los vinos más conocidos del panorama internacional.

En esa primera etapa de esplendor, los caldos del Ribeiro fueron utilizados como intercambio en trueques dentro del comercio de los paños y el oro, llegando a diversas partes del mundo aún sin pretenderse. Se dice en la comarca, que algunas botellas viajaron escondidas en las bodegas de los barcos que cruzaban el atlántico hasta el Nuevo Mundo. Fue después del siglo XVI cuando la difusión y la calidad disminuyeron sumiendo a la región en un proceso de crisis. Buena culpa la tuvieron las distintas enfermedades que atacaron a los viñedos, especialmente a los autóctonos. La uva de la comarca dejó de tener la calidad que tenían y disminuyeron en cantidad debido a varios factores como las guerras que España mantuvo con Europa, los nuevos focos de competencia interna, como fue Rioja, o externa, como los vinos portugueses. También influyó la emigración de los gallegos, que dejó al campo sin trabajadores para mimar los viñedos. Esto demostró una vez más, que el vino y su producción han ido oscilando a través de las circunstancias históricas y sociales y viceversa.

FIESTAS TEMÁTICAS
Una de las circunstancias que mejor reflejan este hecho es la celebración de fiestas alrededor del vino. Desde 1964, en Ribadavia se celebra la Feria Exposición del vino de O Ribeiro que permite probar los deliciosos caldos de añada. Esta fiesta tiene lugar en los primeros días de mayo y ha sido declarada como interés turístico nacional. Además se celebra otra fiesta donde el principal protagonista es el pimiento. Se celebra en Arnoia el primer fin de semana de agosto y el vino es el fiel acompañante de los 12.000 kilos de pimiento de media que se toman de las más diversas maneras: asados, fritos, guisados...

La celebración más destacada, que además va aumentando su importancia año a año, es la fiesta de la "Istoria" en Ribadavia. Tiene lugar en el mes de agosto y las calles de la localidad vuelven a la Edad Media durante unos días en que los vecinos asisten engalanados como en el siglo XII. Ribadavia vuelve a homenajear a la Virgen del Portal, la patrona de Ribeiro en las calles del barrio judío, las proximidades del Castillo de los Sarmiento -monumento con más solera y característico de la ciudad- y las pequeñas callejuelas características de las juderías que se llenan de puestos donde la gastronomía y el vino unen dos épocas muy diferentes. Además se celebran bodas judías, bailes, competiciones de tiro con arco e incluso exhibiciones de cetrería. Todo esto hace que más de cien mil personas asistan a esta fiesta especial.


CONOCER LA TIERRA
A pesar de que Ribeiro es conocida en el país y fuera de sus fronteras por sus vinos, la comarca tiene muchos más encantos entre sus calles, sus campos y las gentes de sus pueblos. Sin duda, Ribadavia tiene una visita imprescindible ya que desde antaño ha sido el centro de la comarca. Los nobles, como los Sarmiento, dejaron su huella en multitud de edificios de gran belleza como el Pazo de los Condes en plena plaza Mayor del municipio o el castillo que lleva el nombre de los Sarmiento. Junto al castillo se pueden encontrar los restos de la antigua muralla que protegía a la ciudad a partir del siglo XIV.


Las edificaciones religiosas de los siglos XII y XVI, como las iglesias de Santa María Magdalena o la de Santiago, o las edificaciones construidas por los judíos durante su larga estancia en la ciudad merecen una visita para conocer las costumbres. Hay que destacar la Casa de la Inquisición construida en el siglo XVI con los escudos de varias familias de Ribadavia relacionadas con la oscura institución. Además, el viajero puede observar la iglesia y el convento de Santo Domingo, construidos en el siglo XIII y con una combinación entre el románico y el gótico, además de elementos barrocos. Las instalaciones del convento, que fue uno de los centros más importantes de dominicos en Galicia, son actualmente utilizadas como residencia de ancianos. En la villa también se asentaron los franciscanos y dejaron su huella en el templo separado de la ciudad por el río Avia.

Ribadavia es un lugar de carácter monumental y, sin embargo, en toda la comarca de Ribeiro se pueden encontrar monumentos de interés. Leiro cuenta con dos construcciones declaradas monumentos nacionales. El primero es el monasterio de San Clodio, construido en el siglo X, que fue muy influyente en la economía de la región y decisivo en la difusión del vino de Ribeiro. En la actualidad, los viajeros pueden disfrutar del descanso en su interior, ya que es utilizado como hotel. El segundo de estos monumentos nacionales es el puente medieval de San Clodio que une las dos orillas del río Avia y fue erigido en el siglo XV. Dos siglos más tarde y cercano a este puente, se levantó el Pazo Viña Mein que actualmente es la sede de una bodega de Ribeiro.


En Cenlle encontramos el santuario más visitado de esta comarca, el de San Benito de Cuñas, construido en el siglo XVIII. En Beade, que en el medievo era encomienda de la Orden de San Juan de Jerusalén, se encuentra el templo de Santa María y una capilla dedicada a San Benito. Lo más destacado de Beade es el viacrucis que se encuentra entre ambos templos. Está formado por catorce cruceiros que llevan hasta el calvario. En Carballeda de Avia, Castrelo de Miño, Arnoia, Cortegada, Melón, Avión y sus pequeñas parroquias siguen esta línea de encanto monumental sorprendiendo al viajero en cada rincón.

Más información: Oficina de Turismo de Ribadavia: www.ribadavia.net

La ruta de las torres vigías de Cabo de Gata por todo el litoral almeriense


Torre Vigía En La Ruta
Foto: EUROPA PRESS
Establecimiento
Cabo de Gata es un destino mágico con muchas cosas que mostrar y un sinfín de historias y leyendas para contar. Esta región almeriense fue muy codiciada en época de piratas genoveses, berberiscos y turcos. Por ello, y para salvaguardar las poblaciones más cercanas, se construyeron la torres o atalayas vigía, conectadas visualmente unas con otras mediante fogatas durante la noche y señales de humo por el día.

Dejamos volar la imaginación y nos trasladamos al litoral de Cabo de Gata en el siglo XVI. Alzamos la vista y divisamos una hilera de luces parpadeantes. Se trata de las torres vigía o atalayas que alertaban de las posibles invasiones de piratas genoveses, berberiscos o turcos, eran los que principalmente atracaban en la costa almeriense para reponer fuerzas y guardar sus tesoros acumulados. Estaban conectadas visualmente, unas con otras, mediante fogatas en la noche y con señales de humo durante el día, ya que ésta era la única forma de comunicación que tenían los vigilantes para dar el aviso ante el peligro.

Estas construcciones, que datan de la época musulmana, han visto cambiar su aspecto y estructura, tras la conquista cristiana, en función de las necesidades de cada tiempo. En la actualidad todo este patrimonio defensivo está considerado como Bien de Interés Cultural por ser Monumento Histórico Artístico Nacional.

Para descubrir de primera mano todas estas maravillas arquitectónicas, el viajero debe comenzar su recorrido en el pueblo de Retamar y contemplar allí la Torre García construida en el siglo XVI y ubicada sobre la arena. Cuentan las historias de la zona que en la madrugada de una noche de Diciembre de 1502, el vigía que custodiaba la atalaya encontró la imagen de la Virgen del Mar, patrona de Almería, y la recogió, tal como está reflejado en la lápida que se encuentra en los muros de esta torre.

Continuando el viaje por el litoral de Cabo de Gata se llega hasta la localidad de La Almadraba de Montevela, donde el viajero descubre, en el alto de una colina a ras de costa, la torre vigía de la Vela Blanca. Una construcción que data del siglo XVII y se ubica al sur de la playa del Mónsul, muy próxima al pueblo de San José. Parada obligada ya que es una de las urbes con mayor tradición pesquera y ganadera de esta zona almeriense.  Aquí se encuentra la torre vigía de Cala de Higuera, construida en el siglo XVI. Actualmente esta atalaya, que se encuentra volcada en posición invertida, sólo conserva los cimientos. En este pueblo, San José, el viajero podrá descansar y degustar algunos de los mejores platos de la gastronomía almeriense en el Hotel Doña Pakyta, a pie de playa, o en el Hotel Cortijo el Sotillo, en pleno Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

La "ruta de las torres vigía" se extiende también por la población de Rodalquilar, donde se encuentra la torre Los Lobos, construida por los nazaríes, desde 1990 se utiliza como faro. Siguiendo el recorrido, el viajero llega hasta la villa de Las Negras para descubrir la torre de San Pedro, que data del XVI aunque fue reconstruida en el XVIII, aprovechando una atalaya musulmana destruida.

Y al final de esta excursión por el pasado se encuentra el municipio de Carboneras, donde se ubica la torre del Rayo construida en la época Nazarí y reconstruida en el Renacimiento. Custodiada en sus inicios por dos guardas para años más tarde ser abandonada a su suerte, por el evidente peligro de ser atacados o secuestrados por los piratas berbéricos que atracaban en esta zona.

La "ruta de las torres vigía" es, por tanto, un viaje para disfrutar en compañía, una aventura para conocer una zona de Almería prácticamente virgen y un destino para respirar aire puro y descansar.

Verín, el país del agua en Galicia


Castillo De Monterrei
Foto: EUROPA PRESS
Virgen de los RemediosCovento de la MercedA XirondaCastrelo do Val
Verín es el "país" del entroido, la tierra de los peliqueiros y los cigarróns, de la Ruta de la Plata, de los manantiales y el vino. La comarca más grande de la provincia de Ourense ofrece al visitante tradiciones centenarias, arte y entornos naturales únicos de altas montañas y valles extensos. Pero pocos saben además que Verín es también el ''país'' del agua.

De norte a sur, la depresión tectónica sobre la que se asienta la comarca de Verín se abre formando un triángulo casi perfecto bordeado por cordilleras y que tiene su continuación más allá de la frontera con Portugal. La geografía de esta comarca delimita de forma clara su territorio, un gran valle atravesado de norte a sur por el río Támega y rodeado por el norte, este y oeste, por un marcado perímetro montañoso. El cauce del río Támega, afluente del Duero, nace en la Sierra de San Mamede, desde donde baja encajado entre las montañas hasta llegar al valle de Monterrei. Visitar la zona es descubrir que nos encontramos en las tierras más fértiles de toda la comarca, sembradas de viñedos y donde se forman numerosos humedales de gran riqueza ecológica de tipo mediterráneo.

Manantiales
Y es que Verín es una tierra de agua, una tierra interior y por lo tanto sin acceso a la costa pero en la que, como ocurre en toda la provincia de Ourense, la riqueza fluvial y de aguas termales y minerales es casi infinita. Las aguas de Verín han hecho famosa a la comarca, no solo por sus características y calidad, sino también porque los manantiales de Verín han dado lugar al nacimiento durante el siglo XX de importantes marcas comerciales de agua mineral embotellada.

La historia de los manantiales de Sousas, Cabreiroá y Fontenova es ya antigua. El valle de Monterrei se encuentra recorrido por unas cuantas fracturas tectónicas. La más importante de todas ellas es la conocida como fractura da Corga y de ella surgen las aguas termales de la comarca. En el caso de Sousas las primeras noticias sobre su existencia datan de 1853, aunque la tradición asegura que el descubrimiento de las propiedades curativas de sus aguas se produjo unos cuantos años antes, a raíz de que un caballo del ejército napoleónico sanara de una enfermedad que padecía tras beber del manantial.

Por su parte, Cabreiroá era ya una charca conocida por los vecinos de la zona y fue un cura de Verín el que en los primeros años del siglo XX adecentó el sitio. En el lugar en el que está el manantial de Fontenova, fueron encontrados restos de cerámica de origen romano, por lo que es posible que estas aguas muy ricas en fluoruro sódico fueran ya conocidas y aprovechadas desde hace dos mil años.

Centros termales
Las propiedades curativas y medicinales de todas estas aguas provocaron que, en torno a ellas, surgieran establecimientos balnearios a los que acudían numerosos agüístas para mejorar su salud. En las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, Verín se convirtió en uno de los centros termales más importantes y populares de España. La convulsa historia de la primera mitad del siglo XX supuso el cierre y abandono de estos balnearios hasta provocar prácticamente su desaparición.

El siguiente capítulo de la historia de las aguas de Verín es el de la explotación comercial de estos manantiales. Las empresas Cabreiroá, Sousas y Fontenova se han convertido en firmas de reconocida calidad y prestigio en toda España y aunque la popularidad de Verín como villa termal desapareció con el cierre de los viejos balnearios, el agua embotellada de la comarca mantiene el prestigio de sus manantiales que continúan atrayendo a numerosos visitantes.

La lista de las fuentes medicinales de la comarca no se termina con estos tres que hemos citado. En Vilaza, dentro del municipio de Monterrei, está el manantial de Requeixo, un balneario que gozó de gran popularidad y que también, como en el caso de los ya citados, embotelló sus aguas para la explotación comercial, pero que en la actualidad se encuentra abandonado. Algo similar sucedió con el Balneario de Caldeliñas, que ya desde los primeros años del siglo XIX era conocido, aunque hoy del antiguo edificio solamente se conservan las ruinas. Por último hay que mencionar la Fonte do Sapo, otros de los manantiales de la comarca de Verín cuyas aguas poseen importantes características mineromedicinales de propiedades curativas.

Junto a las aguas, el vino, la naturaleza y el patrimonio artístico completan la oferta turística de Verín, una oferta que se concreta en un fuerte crecimiento de las empresas del sector servicios, ubicadas en un alto porcentaje en la capital de la comarca y en su mayoría dedicadas a la hostelería, las actividades de ocio y los transportes

Tapia de Casariego en la ruta jacobea asturiana


Monumento a los hombres y mujeres de la mar.
Foto: JCG
La costa próxima a TapiaBarcas en el puertoFaroFaroPuertoHomenaje a la mujer de TapiaParroquia de San estebanFuente en el casco viejo
La costa occidental asturiana tiene un nombre propio: Tapia de Casariego. La rasa costera forma una ondulada llanura al norte del municipio y  en el sur encontramos una geografía montañosa que corona el pico de Pousadoiro de más de 600 metros de altura. En su costa se incluyen numerosas y agradables playas bañadas por el cantábrico de las que se puede disfrutar por cuenta propia o también acceder por alguna de las rutas que se proponen. Trayectos en coche o a pie que discurren entre la naturaleza, bordeando el mar, o por el casco urbano. Numerosas posibilidades planificadas para exprimir al máximo la riqueza turística de la villa asturiana.

En su centro encontramos la Plaza de la Constitución, conocida como el Parque. Es una zona cercada por tres de los edificios más emblemáticos del municipio que son el Ayuntamiento y los colegios. También destaca el barrio de San Blas, uno de los más antiguos que conserva en sus muros el paso de los años. Para conocer a fondo esta zona del principado de Asturias, hay que visitar el Palacio de campos, rodeado de una extensa finca amurallada del siglo XV. En general, la apariencia urbanística de Tapia de Casariego es la expresión de la arquitectura pacega gallega en el conjunto de sus casas y edificios más importantes como son iglesias, capillas y ermitas. Destaca el Santuario de los Mártires, con retablos del siglo XVIII, Iglesia de Santiago de la Roda, capilla de Nuestra Señora de los Remedios y la Parroquia de San Esteban, de estilo neogótico. También se han levantado construcciones modernistas como la casa de Bobis.

Es imprescindible no salir de la provincia asturiana sin visitar el faro Isla de Tapia, por el que ha pasado un siglo y medio de antigüedad. Está unido a la tierra por un dique y ofrece al visitante un agradable paseo por la costa. El puerto, también recomendado, se utiliza para atracar barcos y de igual modo para alojarse y conocer la villa. El entorno que le rodea es la expresión del paso del tiempo en edificaciones muy peculiares.

La oferta gastronómica de bares y restaurantes suma también las sidrerías. Todos los establecimientos dedican sus fogones a la cocina tradicionarespondiendo a la demanda de los clientes que buscan para su paladar lo mejor del norte de España.

A principio del año, el 3 de febrero se celebra la fiesta de San Blas y en el mismo mes, el carnaval, atractivo por sus ancestrales tradiciones. Tapia acoge desde 1971, durante la celebración de la Semana Santa, una de las pruebas del campeonato europeo de surf que concentra tasas turísticas que superan los meses estivales de julio y agosto. La fiesta de nuestra Señora del Carmen también cuenta con celebración especial por la devoción del sector pesquero.

La visita
Casas blasonadas y palacios Son construcciones tradicionales con influencia de la arquitectura pacega gallega, entre los que cabe destacar:

- Palacio de Campos o Casona de los Magdalena: se encuentra en la localidad de Campos, cercano a la carretera N-634. Dispone de una plata baja, un piso noble y un patio central. Frente al Palacio existe una capilla.
- Palacio de Cancio Donlebún: situado en la localidad de La Veguina, a una distancia de 12 kilómetros de Tapia.
- Palacio de los hermanos Cotarelo Villamil: situado en la población de Serantes.

Tapia capital
- Casa de Reguero, restaurada en 1991, como Casa de Cultura, la plaza de la Constitución que está delimitada por tres de los edificios emblemáticos de la villa: el Instituto de Segunda Enseñanza, las Escuelas y el Ayuntamiento.

- Santuario de los Mártires, con unos interesantes retablos del siglo XVIII; y la iglesia parroquial de San Esteban, que se erige en la villa tapiega, de estilo neogótico. Otras iglesias y capillas del municipio de Tapia son: la capilla de San Blas, la capilla de San Sebastián, la capilla Nuestra Señora de los Remedios, la capilla de Nuestra Señora de la Encontrela, la capilla de San Antonio, la capilla de La Paloma, la capilla de San Esteban, la ermita de Cancio, la iglesia de Campos y Salave, la iglesia de Santiago de La Roda, la iglesia de San Andrés de Serantes y el santuario de los Mártires.

Puerto y el faro Isla de Tapia
- El faro, situado sobre un islote, cuenta con casi un siglo y medio de antigüedad. Se encuentra unido a tierra por un dique, que permite al visitante disfrutar de un bonito paseo. Junto al puerto se pueden apreciar edificios populares y pintorescas casas que han sobrellevado el paso de los años.

 Castros
- Castro Castello, perteneciente a la localidad de Campos.
- Castro El Picón.
- Castro Los Castillos de Pereira, en la localidad de El Monte, un pequeño pueblo que se encuentra en la parroquia de La Roda, a unos 8 kilómetros de Tapia de Casariego.
- Castro Las Coronas: se encuentra en la población de La Roda, a unos 6 kilómetros de Tapia.
- Castro de Represas, en el centro de Tapia de Casariego.
- Castro Los Castros, también en Tapia de Casariego.

Travelodge ofrece habitaciones desde 18 y 20 euros la noche en España


Hotel Travelodge Valencia
Foto: CEDIDA
MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Travelodge ha puesto a la venta desde este miércoles más de 200.000 habitaciones desde 20 euros para sus cinco hoteles en España, incluido el nuevo hotel de Poblenou (Barcelona),  según ha informado la cadena hotelera en un comunicado.

   La oferta estará disponible en la web de la firma para estancias comprendidas entre este miércoles y hasta el 30 de junio de 2013, aunque no se podrá disfrutar de estancias en el nuevo establecimiento de la cadena en España hasta el primer trimestre del próximo año, periodo en el que abrirá sus puertas.

   En España la firma cuenta con establecimientos en L'Hospitalet, Valencia y dos hoteles en Madrid, Tavelodge Torrelaguna y Las Rozas.