Easyviajar ha escogido Viajar desde casa y Conoce España desde Casa como dos de los mejores blog de su selección

Translate

Buscar este blog

miércoles, 7 de noviembre de 2012

ISLA DE LOBOS...LOS ROMANOS LLEGARON HASTA AQUÍ...

La isla de Lobos, al sur de Lanzarote y norte de Fuerteventura, en el estrecho de La Bocaina., guarda muchas sorpresas en su interior. Nuevos hallazgos arqueológicos evidencian la posible existencia de un zona de salazones de pescado y un poblado de la época del Imperio romano. En pleno siglo XXI sus aguas turquesas siguen cautivando a los europeos, No es de extrañar, ya los romanos llegaron hasta aquí...



La Isla de Lobos es un islote del océano Atlántico, al norte de Fuerteventura. Es también, una pedanía del municipio de La Oliva, en la provincia de Las PalmasIslas Canarias


Se trata de un pequeño islote de unos 4,5 km² situado al noreste de la isla de Fuerteventura. Separados por el Estrecho de la Bocaina, cuya profundidad no excede de los 30 metros. La isla puede ser vista con claridad desde Corralejo. Su nombre se debe a que en el pasado habitaban en la isla focas monje o fraile del mediterráneo (conocidas también como lobos marinos), ahora en peligro de extinción. Los pescadores eliminaron la especie, ya que pensaban que su voracidad reducía los recursos marinos de la zona. Cada uno de estos animales necesita entre 30 y 40 kg de pescado al día. Se están realizando esfuerzos de reintroducción de los lobos marinos, a pesar de la negativa de los pescadores.
Playa de la Concha en la Isla de Lobos.
La isla entera está protegida y forma el Parque Natural del Islote de Lobos. Alberga más de 130 especies vegetales y varias especies de aves, destacando la gaviota argéntea, la avutarda (en determinadas épocas del año) y la pardela cenicienta. Los fondos marinos son área de reserva submarina y contienen una gran riqueza ecológica.
Su máxima altura se encuentra en La Caldera, de 127 m.

Población y turismo

La isla de Lobos fue adquirida en 1963 por el empresario Rudy Meyer Asensio como propiedad privada, la isla fue vendida a los pocos años ya que dicha isla se encuentra dentro del Parque Natural de las Dunas del Corralejo y al encontrarse dentro de dicho Parque la edificación estaba prohibida.
El islote estuvo habitado hasta 1968 por un farero, Antonio Hernández Páez (Antoñito el Farero), y su familia. El faro fue restaurado y hoy en día funciona automáticamente.
Actualmente los visitantes del islote son pescadores, turistas, bañistas, submarinistas y surfistas, ya que existe una ola de derechas de mucha calidad en la base de La Caldera. Para llegar al islote, existe un servicio regular de transporte marítimo que enlaza con Corralejo, que aporta comida a la isla y visitantes. Hay un restaurante dirigido por los descendientes de Antoñito, así como una zona de acampada.
En Lobos nació la escritora española Josefina Pla, que tiene una estatua en la isla, próxima a la playa de las conchas.


¡¡QUÉ HACER EN LA ISLA DE LOBOS!!!

La isla de Lobos está situada en medio del estrecho de la Bocaina, que separa Lanzarote de Fuerteventura. Aunque puede llegarse desde las dos islas, nuestro viaje comienza en el norte de Fuerteventura, desde donde el negro perfil volcánico de Lobos se recorta frente a las doradas dunas de Corralejo, junto a las que forma un Parque Natural desde 1982.


Tras un corto trayecto en el ferry, llegamos al muelle de Lobos, donde hay un letrero que indica las distintas direcciones que pueden seguirse. Nos dirigimos primero a El Puertito donde hay unas rústicas casas de piedra que sirven de vivienda a los marineros en verano. Un letrero avisa en varios idiomas "llévense las basuras"; también hay un restaurante donde puede encargarse la comida con antelación.

Saliendo de El Puertito, cruzamos primero uno de esos terrenos de lavas basálticas tan abundantes en las islas Canarias, llamados malpaíses. La vegetación, escasa y adaptada para sobrevivir con un mínimo de tierra y de agua, está representada por tabaibas, aulagas o matamoros. Pero a cada tramo que recorremos, el panorama vegetal cambia de forma casi radical, como por ejemplo, en un lugar llamado las Lagunitas, donde las plantas se han adaptado a vivir en los saladares donde el agua del mar queda retenida durante largos períodos de tiempo. Aguantando cada una su especial situación, hay en total unas 130 especies vegetales distintas en esta isla.

Tras visitar el faro deshabitado, demostramos nuestra buena disposición física subiendo por el empinado perfil de la montaña de la Caldera, aunque a los pocos metros tenemos que detenernos para tomar aire y relajar un poco el ritmo un tanto acelerado de la marcha inicial. Algún tramo es especialmente delicado por el peligro de las piedras que se mueven al pisarlas. Llegamos a los 127 metros de la cumbre del cono volcánico un tanto sofocados pero con la radiante satisfacción de haberlo conseguido. Caminamos por la larga cresta que corona la Caldera zarandeados por un fuerte viento; y no llegamos hasta el final porque allí, una gaviota, que debe hacer las veces de centinela, avisa a sus compañeras de la llegada de extraños y todas unidas forman un coro de desaprobación. Nos inventamos una traducción humana de las cosas que nos estarán diciendo y preferimos dar media vuelta y no alterar el curso regular de la naturaleza.

Desde la cumbre divisamos en un ángulo de 360º los diversos tipos de terrenos volcánicos que forman la isla, cada uno con su propia tonalidad, la ensenada de arena negra que debió estar llena hace siglos de los lobos marinos, las antiguas salinas y un trozo de tierra lisa donde otros visitantes han dejado sus nombres y hasta declaraciones de amor con grandes letras hechas con piedras; y a uno y otro lado, el mar enmarcado por las costas de las islas hermanas mayores: Lanzarote y Fuerteventura. Por un momento, el viento amaina y el silencio envuelve la áspera perspectiva que alguna vez dejó el volcán, dando una apariencia de cierta inmovilidad instantánea. Pero sólo es nuestro estado de ánimo; el espíritu de la tierra y la vida late bajo este irreal paisaje.





Cuando bajamos de la Caldera nos dirigimos hacia la pequeña y recogida playa de la Caleta, de fina arena blanca, que está protegida del viento y es un remanso de paz; ideal para darse un buen chapuzón antes de regresar al ferry. Algunos excursionistas que venían en el barco se vinieron directamente a esta playa y de aquí no se han movido en todo el tiempo. Aunque, todo hay que decirlo, la bonita imagen que se divisa justo enfrente, correspondiente a las doradas dunas de Corralejo, queda un tanto afeada por los dos grandes hoteles construidos allí sin ningún sentido de respeto por el entorno. Entre la Caleta y el Puertito hay una zona, la única, señalizada para acampar.




Los lobos marinos, que dieron nombre a la isla por el gran número de ellos que había cuando llegaron los conquistadores a comienzos del siglo XV, fueron objeto de continuas matanzas por parte de los marineros que aquí tenían una forma muy cómoda de aprovisionarse de pieles, carne y grasa para sus viajes transcontinentales. Hace mucho que se fueron para no volver. Por otro lado, las numerosas gaviotas argénteas deberían compartir la isla con las pardelas cenicientas, pero estas últimas casi no se encuentran ya; las fuertes luces de Corralejo las atraen en la noche, donde se despistan, caen al suelo e, incapaces de reemprender el vuelo, casi siempre mueren. En diversos lugares de Fuerteventura hay carteles donde se avisa que si se encuentra alguna pardela herida se la meta en una caja de cartón y se avise a un determinado número de teléfono para que pasen a recogerla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario