Easyviajar ha escogido Viajar desde casa y Conoce España desde Casa como dos de los mejores blog de su selección

Translate

Buscar este blog

martes, 30 de septiembre de 2014

Ayllón (Segovia)


Ayllón es una Villa Medieval Conjunto Histórico Artístico de carácter nacional desde 1973 y es una de esas excursiones de la provincia de Segovia que conjugan monumentos, paisaje e historia. 

Los celtíberos son los primeros aylloneses de los que se tienen noticia, según abundantes restos aparecidos en el cerro donde hoy se alza la torre de La Martina. Después llegaron los godos, visigodos y musulmanes.
Por la Villa, desde que fue reconquistada, pasaron Alfonso VI, Alfonso VII, Alfonso VIII, Fernando III, Fernando IV, Juan II, María de Molina, el Cid Campeador, y ya en 1929, la infanta doña Isabel. Santos como San Francisco de Asís al que se le atribuye la fundación del Convento de San Francisco, San Vicente Ferrer o Santa Teresa de Jesús.
Juan II concedió el señorío de la Villa de Ayllón a Don Alvaro de Luna quien en 1423 sería nombrado Condestable de Castilla, fiesta que se celebra en la localidad el último sábado del mes de julio.

Panorámica Ayllón
La Villa de Ayllón se encuentra en el extremo nordeste de la provincia de Segovia, asentada en las faldas de una rojiza colina y lindando con la provincia de Soria y Guadalajara.y muy cerca de la provincia de Burgos
Al este se encuentra la Sierra a la que da nombre, la Sierra de Ayllón, coronada por el pico del Grado (1.613 m.) junto al cual pasa la carretera que une a esta Villa con la provincia de Guadalajara. 

ARCO MEDIEVAL
El Arco medieval que da acceso al pueblo (el único que queda de los tres que tuvo el recinto amurallado de la villa) se encarga, como buen centinela, de dar la bienvenida a todo el que se acerca a Ayllón en busca de su historia y sus encantos.
Los escudos que pueden verse en dicha entrada datan de mediados del siglo XVI, y fueron colocados por orden de don Diego II López Pacheco y doña Luisa Cabrera de Bobadilla, marqueses de Villena.
Por su parte, los escudos que campean en la Casa del Ayuntamiento pertenecen también a dichos marqueses, al igual que los que lucen en la portada del convento de las Monjas Concepcionistas.
Arco Medieval

PLAZA MAYOR
La Plaza Mayor de Ayllón, es una de las más bellas y sugestivas de España, con viejos soportales de madera, en cuyo fondo se halla la casa del Ayuntamiento, antiguo Palacio de los Marqueses de Villena, la antigua Iglesia Románica de San Miguel, con el fondo de la Martina y la Espadaña de la Iglesia de Santa María la Mayor.
Plaza Mayor

EL CASTILLO Y LA MURALLA
El castillo de Ayllón se alzaba en el cerro que domina la villa, toda ella circundada por un murallón de tapial árabe de gran espesor denominado ‘Los Paredones’, en los que pueden apreciarse restos de vigas empotradas perpendicularmente.
Dichas vigas permitían apoyar en ellas dos tableros verticales, los enconfrados, que luego eran rellenados con tierra apisonada, a la que se añadía una lechada de cal.
Un enorme bloque de argamasa, situado en la parte más próxima al pueblo, hace suponer que de allí arrancaran las murallas que rodeaban la villa, para después bajar junto a la iglesia de San Juan y Los Adarves, en cuya cerca de la huerta de las madres concepcionistas pueden apreciarse aún varios lienzos.
Desde allí, frente al río Aguisejo y siguiendo por las huertas, junto a la carretera de Soria, la muralla cerraba la villa y subía por las laderas opuestas del cerro.




LA MARTINA
Dominando la villa, impertérrito al paso de los años, se alza el cerro conocido como ‘El Castillo’, y sobre él, La Martina, la torre albarrana de origen árabe que se ha convertido en la imagen más emblemática del pueblo.
La Martina es la prueba evidente de la presencia de una fortificación musulmana de la que sólo queda esta antigua torre-vigía de piedra, con sus correspondientes almenas. Tiene planta pentagonal y en sus muros se abren dos enormes arcos de medio punto, que posiblemente sirvieron como paso del camino de ronda de la muralla.
Pasados los años y concluido el dominio árabe, junto a dicha torre se levantó la románica y ya desaparecida iglesia de San Martín -de ahí su nombre-, y La Martina, una vez reforzada y acondicionada, pasó a ser utilizada como campanario.
Desde ella puede contemplarse una bellísima panorámica tanto del pueblo y sus campos circundantes como de la cercana Sierra de Ayllón.
En lo alto del cerro, al margen de los restos celtibéricos y romanos hallados en distintas excavaciones, también destaca la presencia de ‘Los Paredones’, antiquísimos lienzos de tapial árabe pertenecientes a las murallas, a partir de los cuales se puede apreciar el antiguo trazado del recinto amurallado así como las ruinas de la iglesia de Santiago.
La Martina

PALACIO DE LOS CONTRERAS
A la derecha, una vez pasado el Arco que da acceso a la villa, se encuentra este interesantísimo edificio de fachada de estilo gótico isabelino. Su portada, de sillería, se halla recuadrada con un cordón franciscano, con tres escudos ladeados hacia la izquierda.
En el interior de esta casa-palacio, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1969, se conservan unos bellos artesonados y un mobiliario de gran valor.
Popularmente, es conocido como el palacio de don Álvaro de Luna, afirmación ésta muy alejada de la realidad, ya que don Álvaro murió en 1453 y la construcción de este edificio tuvo lugar 44 años después, en 1497.


PALACIO DEL OBISPO VELLOSILLO
Saliendo de la Plaza Mayor por la calle que limita la Casa de la Torre, se llega a este palacio, construido a finales del siglo XVI.
Fue mandado construir para su sobrino, del mismo nombre, por Fernando de Vellosillo, hijo ilustre de esta villa que llegó a ser obispo y señor de Lugo. Eminente teólogo, participó, en representación de Felipe II, en las deliberaciones del Concilio de Trento y llegó a ser consejero real.
Entre los años 1972 y 1983, y tras muchas vicisitudes, el palacio pasa a ser de propiedad municipal y se procede a realizar una profunda restauración.
En la actualidad, el Palacio del Obispo Vellosillo es sede del importante Museo de Arte Contemporáneo de la villa y de la Biblioteca Municipal.


CASA DEL ÁGUILA
Es éste uno de los edificios más destacados de la villa, debido a su magnífico escudo de armas. Ovalado y sostenido por el águila de San Juan, muestra bordura de ocho armiños y está cuartelado del siguiente modo:

- Dos calderas, correspondientes a los Guzmán.
- Un roble con ondas, de la familia Robles.
- Un árbol acostado con dos cabras empinadas al tronco, que debe de corresponder a los Encinas.

CAsa del aguila



CONVENTO DE LAS MONJAS CONCEPCIONISTAS
Este antiguo convento de la Concepción Franciscana, del siglo XVI, cuenta con una interesante portada en la que luce el escudo de los marqueses de Villena, que fueron sus fundadores.
La Iglesia, de planta grecorromana y estilo románico, cuenta con una bóveda de cuatro tramos y un claustro románico de dos plantas.
En la actualidad, el convento es de propiedad privada y está dedicado a proporcionar alojamiento rural.
Convento monjas

IGLESIA SANTA MARÍA LA MAYOR
Esta iglesia, de estilo neoclásico, fue construida, entre finales del siglo XVII y comienzos del XVIII, con elementos procedentes de otras parroquias extinguidas de la villa. Destaca principalmente por su emplazamiento y su planta de cruz latina.
Cuenta con un soberbio campanario de 40 metros de altura rematado en espadaña.
Su puerta principal, de columnas estriadas y labrados pedestales, sostiene una hornacina con una imagen de la Virgen con una cruz en el centro. 
Iglesia Santa Mª la Mayor
El interior del templo se distribuye en tres planos: cuerpo de la iglesia, nave del crucero y presbiterio.
El retablo mayor, procedente del desaparecido convento de San Francisco, es de una majestuosidad asombrosa y en él ocupa un lugar preferente la imagen de la Virgen de la Estepa, aunque lo preside el Cristo originario de la desaparecida ermita de Santiago.
Iglesia Santa Mº la Mayor Interior
La sacristía es una espaciosa y bien iluminada dependencia decorada con cajonería, mesa, cuadros y un altar de la Purísima.
En el cuerpo de la iglesia pueden verse otros altares, varios cuadros, coro y órgano, etcétera, casi todo procedente del convento de San Francisco, y losas funerarias con escudos de la nobleza que en otros tiempos habitó esta villa.

IGLESIA DE SAN MIGUEL
Desde el siglo XII, cuando se construye, hasta el 1 de febrero de 1902, año en que es suprimida para el culto, la de San Miguel Arcángel fue la iglesia principal de la villa.
Se trata de un templo románico tardío, ya en transicción hacia el gótico. Con un ábside semicircular o cilíndrico y una robusta espadaña, su portada, semioculta por la balconada del atrío, construido todo ello en el siglo XVI, muestra la serena belleza de sus rosetones bizantinos.
La finalidad de la citada balconada no era otra que la de servir a los miembros del cabildo eclesiástico como excepcional mirador para asisitir a los festejos taurinos, que en esa época se celebraban en la plaza.
En la actualidad, se encuentra en San Miguel un excepcional sepulcro de alabastro que sirvió de enterramiento para María Álvarez de Vallejo y su marido, Pedro Gutiérrez, secretario y tesorero de don Diego I López Pacheco y de su segunda esposa, doña Juana Enríquez, marqueses de Villena.
Iglesia de San Miguel
El emplazamiento original del sepulcro fue otra iglesia románica del pueblo, la de San Juan, donde el tesorero y su mujer costearon la construcción de una capilla monumental gótica -la de San Sebastián- que lo albergara. Sin embargo, a finales de los años sesenta del pasado siglo XX, la iglesia de San Juan pasó a manos privadas y tanto el sepulcro como la reja de la capilla vinieron a San Miguel.
Hoy la iglesia de San Miguel aloja la Oficina de Turismo durante los meses de verano, y en ella se programan exposiciones, conciertos y otros actos de carácter cultural.
Crismón de la iglesia San Juan Evangelista

EX CONVENTO DE SAN FRANCISCO
Situado a las afueras de la villa, junto a la carretera que conduce a Aranda de Duero, este convento fue fundado por san Francisco de Asís en el año 1214.
La historia recoge que en él se reunieron don Fernando de Antequera, señor de Ayllón, la reina Catalina de Lancáster y el entonces rey niño Juan II, junto con fray Vicente Ferrer, poco antes de que el primero se convirtiera en rey de Aragón en 1411.
También pernoctó en su famosa hospedería, allá por 1581, la santa andariega Teresa de Jesús, procedente de Soria, donde acababa de fundar el convento de la Santísima Trinidad. La acompañaba, cómo no, su inseparable compañera sor Ana de San Bartolomé.
En 1601, el convento de San Francisco sufrió un aparatoso incendio, tras el cual fue sometido a una importante reforma.
Entre 1802 y 1813 los frailes hubieron de dispersarse, acosados por las tropas francesas que habían invadido la Península.
En 1845, el Estado se hace cargo del complejo y, tras pasar por diversas vicisitudes, acabó siendo de propiedad privada. En la actualidad, funciona como establecimiento hostelero.







Sus dos antiguos y magníficos retablos acabaron encontrando acomodo en la iglesia parroquial de Santa María de Riaza y en la de Santa María la Mayor de Ayllón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario