Easyviajar ha escogido Viajar desde casa y Conoce España desde Casa como dos de los mejores blog de su selección

Translate

Buscar este blog

lunes, 30 de julio de 2012

Barrios Antigüos de Madrid (centro)

Como si fueran las piezas de un puzzle, los barrios de Madrid dibujan las líneas maestras de la ciudad. De las inquietas calles de Malasaña a las noches más locas de Chueca. De las grandes avenidas del barrio de Salamanca al bohemiio barrio de Las Letras. Del ritmo romántico de La Latina al vibrante pulso de Sol y la Gran Ví­a. Y en el corazón del puzzle, la historia hecha piedra del Madrid de Los Austrias.



La Latina es un barrio informal, cañí, recóndito, moderno y con sabor.


La Latina ocupa gran parte del Madrid más antiguo, a veces también conocido como Madrid de los Austrias con el que coincide en gran medida, y guarda una peculiar organización urbana propia de la distribución medieval, con plazas amplias y calles estrechas que siguen el antiguo recorrido de las aguas. Su configuración se solapa casi perfectamente con los primeros recintos amurallados de la ciudadela del siglo IX —la almudena— y de la ciudad —la medina— que la circundaba. En sus calles han tenido presencia todos los hechos históricos sucedidos en Madrid en todas las épocas, sin perder su carácter popular. En este sentido se puede decir que La Latina constituye gran parte del verdadero centro histórico de Madrid.

El carácter peatonal de la mayoría de sus muchas plazas hace que sus terrazas estén llenas todas las tardes desde el inicio de la primavera hasta bien entrado el otoño y que reúna grandes aglomeraciones de gente joven y de mediana edad en las noches de los fines de semana, disfrutando de sus bares, tabernas y restaurantes.

En el popular barrio de La Latina, se esconden la Plaza de la Paja y la Plaza del Humilladero, míticas plazas madrileñas en las que se mezclan la tradición y la diversión.



la Plaza de la Paja, un lugar que destila un aroma especial. Está a medio camino entre la calle de Segovia y la Plaza de la Cebada. Una plazuela empinada que hoy alberga algunos de los bares y restaurantes de moda de la ciudad.

Era este lugar el centro de la villa en otros tiempos porque allí era donde se ubicaba el mercado. Siglos más tarde se utilizó este emplazamiento para las subastas de paja que los campesinos hacían a los párrocos de las cercanas iglesias de San Andrés y del Obispo.

Otro de las paradas obligadas al recorrer este pintoresco barrio es la Plaza del Humilladero, un lugar que estaba en los límites de la villa durante la Edad Media y en la actualidad representa el corazón más joven de la capital. Sus proximidades nos hacen evocar otros tiempos y cautiva nuestros sentidos. 

Aconsejamos recorrer las calles adyacentes entre ambas plazas, paseando por todos sus rincones y vías sinuosas, sin olvidar a las hermanas cavas. Otra alternativa es conocer el Museo de los Orígenes de Madrid, situado muy cerca del Humilladero o perderse en el ruidoso Rastro, que nunca deja de impresionar.



Malasaña es uno de los barrios más alternativos, joven, canalla, independiente y rebelde de Madrid.   

En otro tiempo fue cuna de la "movida" madrileña de los años 80 y gira entorno a la Plaza del 2 de Mayo. Es la zona "alternativa" de la ciudad, con locales dedicados al rock y precios bastante asequibles en comparación con el resto de las zonas. Es una de las zonas clásicas para salir por la noche. La gente que va por este área se autodenomina "malasañera".

Las calles del barrio convergen en la acogedora Plaza del Dos de Mayo. El ambiente de los bares es animado y va desde los puristas del rock hasta las últimas modas. La gente que frecuenta esta zona por lo general está entre los 17 y los 25 años, pero hay para todos los gustos. En la misma zona se engloba el área del cuartel de Conde Duque situado entre la calle San Bernardo, Alberto Aguilera, Gran Vía, Princesa y La calle Conde Duque.

La zona es tranquila y especialmente agradable para tapear En la zona más próxima a la Plaza de España se pueden encontrar pequeños restaurantes de comida exótica oriental. La tranquila y acogedora Plaza de las Comendadoras es el sitio perfecto para tomar una cerveza o un café en las terrazas que tiene en verano.


Chueca es un barrio abierto, tolerante, chic, gay friendly y divertido.

Restaurantes, bares y terrazas con un ambiente de lo más cosmopolita y animado en el mismo centro madrileño. Hasta hace pocos años era una de esas zonas a "evitar", pero a principios de los 90 la comunidad homosexual se estableció en el barrio y remodelando casas y abriendo negocios, convirtiéndose en la zona gay de Madrid. Su centro es la Plaza de Chueca.

Este antiguo barrio castizo se ha transformado en la zona gay por excelencia, pero además aquí cohabitan casi todas las culturas, subculturas y tribus urbanas de la ciudad. Por la noche te puedes topar desde una "drag queen" de pelucón rosa hasta un vendedor ambulante chino con su cargamento de arroz tres delicias.


En sus calles se mezclan todas las razas y opciones sexuales con la mayor naturalidad. Son celebres sus fiestas con motivo del orgullo gay y lésbico que se celebran a finales de junio


El Soho madrileño Los castizos barrios de Chueca y Malasaña se han 
convertido en un referente internacional de modernidad en los 
últimos años. Esta, conocida como "El Soho madrileño", acoge las 
tiendas y locales más cosmopolitas de la capital.



El barrio de Salamanca es un barrio con clase, con estilo,
 sofisticado, elegante y de lujo.


El barrio de Salamanca limita con el Paseo de la Castellana, Alcalá, María de Molina y Francisco Silvela. Es uno de los barrios madrileños con la estructura urbanística mejor definida. Las manzanas de esta zona son cuadradas y sus calles son paralelas o perpendiculares entre sí.

Es conocido como un barrio de dinero donde se encuentran situados algunos de los comercios mas lujosos de la ciudad. También en esta zona existen hoteles recomendables y por supuesto buenos lugares para comer. Algunos centros comerciales de la zona tienen especial interés. Sus calles principales, a nivel de los comercios que las pueblan, son la calle Serrano, la calle Goya o la calle Velázquez, por nombrar algunas. Tiene algo de vida nocturna pero definitivamente no es su cualidad principal.
 La Milla de Oro, situada en el céntrico barrio de Salamanca, es conocida por albergar las tiendas de ropa de las firmas más lujosas, de antigüedades, joyas o decoración.


El barrio de Las Letras es un barrio bohemio, rodeado de arte, literario y teatral.

Cerca de la Puerta del Sol nos encontramos con una de las zonas de ocio más concurridas de Madrid. Cuna de otro tiempo de escritores como Cervantes, Lope de Vega o Quevedo, es en la actualidad una zona que concentra a un mismo tiempo teatros, cervecerías, lugares de tapeo, restaurantes y pubs que permanecen abiertos hasta altas horas de la mañana. 

Su ambiente es una mezcla de edades, formas y procedencias, pero sin duda es una buena opción si lo que quieres es no moverte mucho de zona a zona. La Plaza de Santa Ana es el punto de encuentro de esta zona, que luego se dispersa por la calle Huertas y alrededores.




El barrio de las Letras, también llamado de los Literatos, debe su nombre a la intensa actividad literaria desarrollada a lo largo de los siglos XVI y XVII. En esta zona fijaron su residencia algunos de los literatos más destacados del Siglo de Oro español, como Lope de Vega, Quevedo o Góngora, y en ella estuvieron situados los teatros de la Cruz y del Príncipe, dos de los corrales de comedias más importantes de aquella época.
En el número 87 de la calle de Atocha, una de las vías que limitan el barrio, se encontraba la imprenta de Juan Cuesta, donde se hizo la edición príncipe de la primera parte de Don Quijote de La Mancha (1604), considerada la obra cumbre de la literatura en español. La mayor parte de los recorridos literarios de Madrid se articulan a lo largo del Barrio de las Letras, donde se pueden localizar los escenarios de novelas del Siglo de Oro y de obras más recientes como "Luces de Bohemia".

El barrio Sol-Gran Vía es un barrio dinámico, diverso, sorprendente y espectacular.


La Puerta del Sol es una plaza de Madrid (España). Aquí se encuentra desde 1950 el denominado Kilómetro Cero de las carreteras radiales españolas. El edificio más antiguo de la Puerta del Sol es la Casa de Correos y en ella destaca el reloj de torre que fue construido y donado en el siglo XIX por José Rodríguez de Losada, y cuyas campanadas de las 12 de la noche del 31 de diciembre marcan la tradicional toma de las doce uvas a la gran mayoría de los españoles. Dichas campanadas se empezaron a televisar el 31 de diciembre de 1962 en La 1 de TVE, a partir de ese año no se ha dejado de retransmitir por diversos canales de televisión de España. La Puerta del Sol es un lugar de cita, un lugar de paso entre diversas partes de Madrid. Es visita turística obligada de aquellos que se acercan a Madrid.

Hitos importantes en esta plaza, aparte de la placa correspondiente al mencionado Kilómetro Cero frente a la Casa de Correos, son la Estatua del Oso y el Madroño, popular punto de encuentro de los madrileños, erigida en 1967 enfrente del edificio de Tío Pepe, posteriormente trasladada a la boca de la calle del Carmen y reubicada en su lugar original el 25 de septiembre de 2009; sendas placas en la fachada de la Casa de Correos, dedicadas, una a los héroes del levantamiento popular del 2 de mayo y la otra a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 y a las personas que colaboraron el día de la catástrofe; la Estatua de la Mariblanca, reproducción de una antigua y popular escultura que adornaba la fuente que allí existía; y el cartel publicitario de neón de los vinos Tío Pepe creado por el burgales Luis Pérez Solero, último superviviente de los numerosos anuncios que en otros tiempos había en esta plaza. La Puerta del sol se ve rodeada de catorce edificios. De la misma época data la medida de 635,50 metros sobre el nivel medio del mar de Alicante.
El último elemento añadido, en 1994, es la estatua ecuestre de Carlos III. Para elegir su emplazamiento fue convocado un referéndum popular, que tuvo lugar en la propia Puerta del Sol, colocando la estatua, provisionalmente durante el período del referéndum, en el lugar que más o menos hoy ocupa. Es una reproducción en bronce de Miguel Ángel Rodríguez y Eduardo Zancada de la obra de Juan Pascual de Mena que se conserva en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. La inscripción en espiral que rodea el pedestal describe brevemente la historia del reinado de Carlos III. El monumento mide nueve metros de altura. Como curiosidad, cabe señalarse que, en él se instaló un dispositivo electrónico para alejar a las palomas que sobre él se posaban continuamente. Uno de los más representativos es Casa Cordero (Calle mayor 1).
La Gran Vía es una de las principales calles de Madrid (España). Comienza en la calle de Alcalá y termina en la plaza de España. Es un importante hito en la ciudad desde su construcción a principios de siglo XX visto desde el punto de vista comercial, turístico y de ocio. En éste último aspecto es famosa por sus cines, si bien en los últimos años algunos de ellos han cerrado y otros se han reconvertido con gran éxito al teatro musical, por lo que el tramo comprendido entre la plaza de Callao y la de España se conoce como el Broadway madrileño. El tramo comprendido entre la red de San Luis y la plaza de Callao alberga en la actualidad numerosas tiendas de cadenas internacionales de moda.

Los edificios de la Gran Vía, al formar parte de un plan unitario, presentan todos una altura similar y respetan el ancho de la calle. Sin embargo, al haber sido construidos a lo largo de casi medio siglo, muestran una obvia evolución en su arquitectura, desde los estilos historicistas del primer tramo hasta el funcionalismo de la zona cercana a la plaza de España.

El barrio de Los Austrias es uno de los barrios más clásicos, culturales, históricos, monumentales y con solera de Madrid.


Recorrer las calles del centro, conocer el Barrio de los Austrias, es la mejor manera de tomarle el pulso a esta fascinante metrópoli.

El recorrido puede empezar por la famosa Puerta del Sol, corazón de la ciudad y punto de encuentro de los madrileños. Es el marcador del kilómetro cero de la red vial española y entre los edificios cercanos destaca la Casa de Correos, sede actual de la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

En la plaza sobresalen dos estatuas: una de Venus, que sus habitantes llaman la Mariblanca y El oso y El madroño, símbolos de la ciudad. Al seguir por la Calle Mayor se llega hasta la Plaza Mayor, una de las más bellas y armoniosas de Madrid. De forma rectangular, está rodeada por edificios de fachada roja y fue durante mucho tiempo escenario de importantes acontecimientos políticos además de albergar un pintoresco mercado. Desde allí se puede tomar la calle Cuchilleros y descansar en alguno de los tantos bares y cafecitos que hay en esa zona.

Otra alternativa es seguir por la Calle Toledo que desemboca en el famoso Mercado del Rastro, donde los fines de semana se realiza una de las ferias callejeras más entretenidas de España. No muy lejos de allí está el Palacio Real, uno de los edificios más impresionantes. Este elegante palacio tiene más habitaciones que cualquier otro palacio europeo y actualmente se usa para los actos oficiales (de abril -sept, abre de lunes a sábado de 9 a 18 y festivos de 9 a 15; de oct- a marzo, abre de lunes a sábado de 9.30 a 17 y domingos y festivos de 9 a 14).

La Plaza de España con su enorme obelisco de piedra y las estatuas de Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza también merecen una visita. Durante todo este trayecto, que desemboca en la famosa Gran Vía, es posible encontrarse con ejemplos de una arquitectura riquísima, desde barroca hasta construcciones más modernas.





Es el Rastro un destino que embauca a madrileños y foráneos. En él se dan cita curiosos, coleccionistas, turistas, jóvenes y mayores cada cual con un interés particular. Los domingos, el bullicio y la alegría llenan de vida sus calles donde se pueden escuchar todo tipo de vocingleros.

Los días de diario, el Rastro recuerda a un pueblo apacible donde viven los lugareños de siempre. Hasta sus formas de vida nos hacen viajar al pasado. Todavía se ven a mujeres que – en verano- sacan su silla para tomar el fresco o grupos de personas que entablan conversación en cualquier esquina.

En este video se hace un recorrido por el Rastro de Madrid, por la plaza del Cascorro, Ribera de Curtidores, principal arteria del mercadillo, visitando los puestos y frecuentando las tabernas.


El Madrid de los Borbones:  Los Reyes Borbones dotaron a Madrid de grandes avenidas y majestuosos edificios, convirtiéndola en una ciudad monumental. Este paseo empieza por el Palacio Real y finaliza en la Plaza del Emperador Carlos V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog